En consecuencia de sus comentarios racistas y homofóbicos, concejales hispanos renuncian a sus cargos
Los insultos racistas y homofóbicos de la presidenta demócrata del Concejo Municipal a un colega afroamericano, su hijo y una comunidad oaxaqueña, bajo la presencia de otros ediles y un líder sindical, todos de origen hispano, generaron grandes protestas exigiendo su renuncia.

Los insultos racistas y homofóbicos de la presidenta demócrata del Concejo Municipal a un colega, su hijo de raza negra y una comunidad oaxaqueña, bajo la presencia de otros ediles y un líder sindical, todos de origen hispano, generaron grandes protestas exigiendo su renuncia.

Noticias Estados Unidos.

En esta semana, la ciudad de los Ángeles, la segunda metrópoli de Estados Unidos, sido testigo de un escandalo racista y homofóbico de parte funcionarios públicos de orígenes hispanos.

La ya expresidenta del Concejo o consejo municipal de Los Ángeles, la demócrata Nury Martínez, dijo que el hijo adoptivo negro del también edil progresista, Mike Bonin, parecía «un changuito», un pequeño mono, y «merecía una paliza» por su comportamiento revoltoso.

A su vez, atacó a Mike Bonin por su condición homosexual y le llamó «pequeña perra».

También, se metió con los oaxaqueños y centroamericanos que viven en el barrio de Koreatown.

Martínez los calificó de «morenitos chaparros», «feos y horribles», «gente baja y oscura»… Y todo pese a ser ella misma hija de inmigrantes mexicanos.

La funcionaria dijo esas expresiones durante una conversación con los también concejales hispanos Kevin de León y Gil Cedillo y con el líder de la influyente Federación Laboral del Condado de Los Ángeles, Ron Herrera.

Ninguno de estos tres interlocutores puso objeciones al discurso racista de la presidenta, que llevaba en el cargo desde el 2013.

Nury Martínez. Cortesía de EFE

Una conversación que provocó renuncias

El encuentro entre los implicados en el escandalo ocurrió en octubre del año pasado durante un momento de alta tensión política.

El Concejo estaba en medio de un proceso que tenía como finalidad el rediseño de los 15 distritos electorales que componen la ciudad, una oportunidad para expandir su influencia en las zonas que representan.

La mitad de la población de la ciudad californiana es hoy latina, pero sus representantes ocupan sólo un tercio de los 15 escaños del consejo municipal. Lo que se ventilaba en la cita de Martínez con sus compañeros era la lucha por el poder.

Lo que no sabían Martínez y sus compañeros es que la charla fue grabada en secreto.

El domingo esta grabación salió a la luz y a partir de ese momento, una ola de protestas exigiendo su renuncia no se hicieron esperar.

Sin pedir perdón y denotando ser un «ejemplo para las niñas latinas», Martínez dejó el lunes el puesto de presidenta, y Herrera como líder sindical.

«Todos tienen que irse. El lenguaje que se usó y se toleró durante esa conversación fue inaceptable y espantoso», dijo el presidente estadounidense, Joe Biden, por boca de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Los ediles De León y Cedillo se resistían hasta el miércoles a seguir los pasos de sus compañeros y marcharse a casa.

Reacciones

Ante la revelación del audio, el alcalde Garcetti enseguida señaló la conveniencia de que los tres concejales renunciaran.

También el gobernador de California y promesa del Partido Demócrata, Gavin Newson, afirmó que comentarios como los que se habían vertido y consentido en la conversación grabada «no tienen cabida en nuestro estado ni en nuestra política».

Al enterarse de las grabaciones donde expresaban insultos dirigidos a su hijo y en su contra, el Mike Bonin, en lágrimas expresó su descontento.

«Mi esposo y yo estamos enojados, con el corazón roto y nauseabundo. Yo provoco muchos ataques y quizá son merecidos, ¿pero mi hijo? Eso hace sangrar mi alma y me hace hervir el temperamento», dijo el edil ante una sesión donde reinó el caos.

El edil, Mike Bonin, mientras daba su intervención en una audiencia pública

La difusión de la charla provocó fuertes protestas ciudadanas y la interrupción de una sesión del consistorio el pasado martes, entre gritos de «Fuera, fuera».

De todos modos, a pesar de que el tema de conversación era para discutir cómo podrían asegurar su puesto en funciones públicas, sus implicaciones podrían tener implicaciones legales.

El miércoles, el Fiscal General de California, Rob Bonta, anunció que su oficina investigaría el proceso de redistribución de distritos que tuvo lugar el otoño pasado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí