Trabajar largas jornadas, sin descanso, bajo a altas temperaturas que superan los 40 grados; todo por un salario mínimo. Un infierno en Qatar

Trabajar largas jornadas, sin descanso, bajo a altas temperaturas que superan los 40 grados; todo por un salario mínimo. Un infierno en Qatar.

Noticias Qatar.

Faltan días para que comience lo esperado, el mundial más grande y polémico de la historia del futbol.

Polémico no solo por las declaraciones del embajador del mundial de Qatar sobre la homosexualidad, sino también por los abusos y muertes que se esconden tras las construcciones más ambiciosas del mundo.

Hace una década, dos millones de trabajadores provenientes de India, Sri Lanka, Bangladesh, Nepal y Pakistán, arribaron a Qatar con la esperanza de enviar ganancias a casa.

Fueron obligadas a partir de sus lugares de origen por los estragos que ocasiona el cambio climático.

Sin importar las condiciones en las que trabajarían, esos trabajadores nunca pensaron encontrarse con las malas condiciones de trabajo que se vuelven más peligrosas por el calor excesivo.

Mundial de Qatar es el más caro de toda las historia con más de US$200.000 millones

Calor y humedad

Las temperaturas en el Doha son hasta 45 grados más cálidas en verano, según el informe realizado por el New York Times, la línea máxima para evitar el trabajo excesivo está 90,5 °F (32,5 °C).

En efecto, una típica tarde de verano en Qatar data a 93 °F con 50 % de humedad, una combinación peligrosa para un trabajador en construcciones.

Aunque existan regulaciones, lo que obligó a que las empresas constructoras dividieran el trabajo en turnos de madrugada y tarde, no es suficiente ante el impacto del calor.

Y más aún con la incidencia de la humedad que se produce en Qatar.

Esto significa una combinación peligrosa, ya que ante mayor humedad, menor será la evaporación que se necesita para hacerle frente al calor, lo que ocasiona un aumento de la temperatura central y, finalmente, la falla de los órganos.

Sangrados de nariz, dolores de cabeza, calambres, vómitos y colapsos, más un evidente cansancio excesivo son síntomas recurrentes en trabajadores jóvenes producidos por esta dupla.

En la investigación realizada por la revista TIME, los trabajadores son obligados a trabajar bajo la amenaza de ser devueltos a sus lugares de origen.

Algunos de los que regresan a sus países origen, aquejan enfermedades renales y ataques cardíacos. Muchos mueren, personas de 30 o 40 años, y las causas no las relacionan en Catar con lo que pasó, sino a causas naturales, como problemas cardiovasculares. 

Según un estudio de cardiología que analizó más de 1300 muertes de trabajadores nepalíes en Qatar entre 2009 y 2017, cientos de personas sufrieron paros cardiacos por el calor excesivo, pero nunca son relacionados con el lugar de trabajo.

De acuerdo a un artículo del periódico The Guardian, los hallazgos recopilados por fuentes gubernamentales, más de 6.500 de migrantes murieron desde que Qatar ganó el derecho a albergar la Copa del Mundo hace 10 años.

Los hallazgos, recopilados de fuentes gubernamentales, significan que un promedio de 12 trabajadores migrantes de estas cinco naciones del sur de Asia han muerto cada semana desde la noche de diciembre de 2010.

De todos modos, el gobierno de Qatar ha rechazado la acusación.

«Esto es algo que debe quedar absolutamente claro. Absolutamente claro. El número de víctimas mortales en los estadios de la Copa del Mundo que están relacionadas con el trabajo son tres víctimas mortales», dijo a CNN Nasser al Khatel, jefe ejecutivo del comité que organiza el Mundial en Qatar..

«Hay algo más de 30 víctimas mortales que no están relacionadas con el trabajo», añadió.

El calor como riesgo laboral

Ante el panorama de los cambios excesivos del clima, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU ya calcula que el aumento del estrés por calor conducirá a pérdidas de productividad global equivalentes a 80 millones de puestos de trabajo a tiempo completo para 2030.

Por estas razones, aunadas ante las recientes olas de calor, se dio el surgimiento de campañas internacionales para que el calor sea reconocido como un riesgo laboral.

Así mismo, se está presionando para el desarrollo de regulaciones y leyes más estrictas para proteger a los trabajadores al aire libre, ya sea que estén construyendo estadios, cosechando cultivos o barriendo calles.

A pesar de las regulaciones implementadas, gracias a las recomendaciones de los trabajadores de la OIT, quienes sugirieron implementar una hora y media adicional a la prohibición diaria de trabajo al aire libre.

A su vez, se amplíe el horario de «verano» cuatro semanas más, lo que representa una reducción de 586 horas de trabajo al año.

También, aconsejaron a las empresas que establecieran áreas de descanso frescas e implementaran protocolos de hidratación.

Y recomendaron establecer un umbral máximo de WBGT de 89,7 °F (32,1 °C), momento en el que cesaría todo el trabajo al aire libre, sin importar la hora del día o del año.

Aunque significó una reducción significante de accidentes y enfermedades con síntomas mencionadas anteriormente, no hay manera con asegurar con precisión la implementación de las medidas.

En cuanto a la responsabilidad de la FIFA, varias organizaciones laborales y de derechos humanos le exigieron la indemnización de 440 millones de dólares para el bienestar de los trabajadores que sufrieron abusos contra los derechos humanos en Qatar.

La campaña ha recibido apoyo mundial y la FIFA le dijo a Amnistía que estaba «considerando» la propuesta.

Pero incluso si la FIFA acepta algún tipo de esquema de compensación, será difícil diferenciar entre los trabajadores de la Copa del Mundo y los que trabajan en las obras de construcción que pueden o no haber sido estimulados por el anuncio de la Copa del Mundo.

Por @Achoostime

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí